Esquí de montaña en pistas?

En los últimos años, cada vez son más los días en que esquiando tranquilamente por la estación de esquí, te encuentras con «foqueantes». No son esquiadores disfrazados de foca ni jugando con una pelotita. Son aquellos que usan un equipo de esquí de montaña, con sus fijaciones que permiten liberar el talón, sus botas desbloqueables y sus pieles de foca (de ahí el nombre aunque hoy en día las pobres focas ya no forman parte de este material). Este equipo permite subir por terreno nevado, y una vez arriba, bloquear bota y fijación, quitar las pieles y disfrutar de la bajada como cualquier esquiador de pistas.

Esqui de montaña

Dentro de los «foqueantes», como en todo, hay gente muy diversa. Están los «hombres-malla», que usan las pistas como extensión del gimnasio, concentrados en su reloj y en medir frecuencia cardíaca, tiempo y desniveles, y que aprovechan la nieve pisada para hacer sus series sin preocuparse de la calidad o la estabilidad de la nieve o de no perderse por los montes. También están los que acaban de hacer la inversión en el equipo de esquí de travesía, con la idea de no tener que pagar más forfaits, pero que de momento no le tiene pillado el truco o no saben muy bien por donde se va a la nieve fuera de las pistas. Luego hay otro grupo que vive de los «like» en su perfil, y entran en retos colectivos para ver quién envía la foto más madrugadora desde el punto más alto de la estación. Y como estamos en un país de pícaros, algunos de estos «foqueantes» sólo usan este sistema para saltarse los controles periféricos de las estaciones y pasar el día usando los remontes libres de control.

Si pensamos un poquito, no es difícil imaginar que esto esté provocando algunos conflictos y problemas de seguridad. Imaginaros que circuláis tranquilamente disfrutando del paisaje por una carretera y de repente, aparece alguien montando en bici, en sentido contrario y por el arcén. No solo surgen problemas de colisiones; preguntad a los trabajadores de las máquinas pisanieves, acostumbrados a trabajar de noche, con la única compañía de la radio en su cabina, la cara de susto que se les queda cuando tienen que parar de repente para no «planchar» a un foqueante madrugador!

Ante esta proliferación de esquiadores de montaña en pistas, las estaciones han reaccionado progresivamente, desde la absoluta prohibición inicial hasta la adopción de medidas que permitan incluir este fenómeno evitando mayores problemas.

Muchas estaciones han acondicionado itinerarios dentro de la estación, balizados y señalizados, para concentrar a los foqueantes en zonas determinadas, donde no interfieran con los esquiadores de pistas. Otras, dando un paso más allá, han señalizado y balizado itinerarios fuera de la estación, con un servicio de control del peligro de aludes y incluso servicio de autobús para conectar salidas y llegadas. En todos los casos, la información se puede encontrar en las oficinas de la estación.

Más allá de si es una moda o de las razones del auge de esta modalidad, a mi se me ocurre una pregunta: ¿porqué la gente se queda en las estaciones?

El esquí de montaña está pensado precisamente para ir a la montaña, para poder ir donde te apetezca. ¿Será que somos definitivamente gregarios y no sabemos salirnos del rebaño? ¿O quizás es que no sabemos donde ir? ¿Nos da miedo perdernos o las avalanchas?

Para poder aprovechar al máximo tu equipo de esquí de travesía, ampliar tus horizontes y descubrir toda la montaña que se abre más allá de los límites de la estación, te propongo contactar con un Guía de Montaña. Él es el profesional cualificado para asesorar, enseñar, entrenar, mostrar, formar, acompañar, velar por la seguridad, planificar, empoderar y en definitiva, abrirte las puertas de este nuevo mundo.

esqui de montaña baqueira

Un curso de iniciación al esquí de montaña es una buena inversión, no solo aprenderás a manejar tu equipo, a ser eficiente en tu progresión o cuál es el modelo que se adapta a tus necesidades. También aprenderás a escoger la mejor ruta, los secretos de la nieve, dónde encontrar el terreno que más te gusta y las normas de seguridad para evitar las avalanchas. Sin mencionar que el Guía se convertirá en un amigo en quién confiar.

En definitiva, el esquí de montaña es el mejor invento para la montaña invernal, no lo encerremos en las pistas!!

esqui de travesía